Aliviar las lesiones musculares I

Evitar una tendinitis
¿TENDINITIS?
mayo 6, 2019
Aliviar las lesiones musculares. Frío o calor
Aliviar las lesiones musculares II
mayo 6, 2019
 
Las principales causas de las lesiones musculares son debidas a la falta de calentamiento antes de realizar algún deporte, y si no se les da un tratamiento rápido pueden derivar en una lesión más severas o crónica.

Cuando se tiene una lesión, lo ideal es que un Médico o fisioterapeuta la evalúen para pautar el tratamiento adecuado, ya sea por medio de ejercicios.

Dependiendo del tipo de lesión nos aconsejan aliviarnos con frío unas veces y con calor otras.
Pero, ¿cuándo aplicar uno u otro?

Uso de frío

El uso del frío es un procedimiento terapéutico que disminuye el proceso inflamatorio y la sensación de dolor, lo que genera una recuperación más rápida.
Es útil siempre que haya dolor, calor local e hinchazón, sobre todo en las primeras 48-72 horas del inicio de la lesión (fase aguda). Hay que hacer reposo y compresión de la zona y aconsejado levantar la extremidad o zona lesionada.
El frío induce a una respuesta de tres niveles: circular, muscular y neuroendocrino que ayuda a una mejor recuperación y a la disminución de las molestias. Además, es una terapia fácil de aplicar, no es dolorosa y se sienten los resultados muy rápidamente.
Se suelen recomendar este tipo de terapias para ayudar a la recuperación de luxaciones, esguinces, espasmos, contracturas, desgarres musculares y procesos inflamatorios…

¿Cómo y durante cuánto tiempo tengo que poner frío en la zona?

El tiempo de aplicación varía dependiendo de la zona, la profundidad y extensión de la lesión. Como orientación, mantener unos 15-20 minutos. Hacer descansos de al menos 10 minutos en ciclos de 2 horas. Si la lesión es más profunda se puede alargar el tiempo a 30-40 minutos, vigilando siempre la piel y la tolerancia al frío, tiene que sentir frío, pero sin llegar a dolor o quemazón. Sea conseja repetir, al menos, 3 ó 4 veces al día.
En el mercado existen bolsas de gel para enfriar en el congelador ya preparadas, pero en su defecto se puede usar una bolsa de guisantes o vegetales congelados. En el caso de no disponer de ninguna, asegures de envolver hielo en un paño para evitar quemaduras en la piel.

Cuando se tiene una lesión, lo ideal es que un Médico o fisioterapeuta la evalúen para pautar el tratamiento adecuado, ya sea por medio de ejercicios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies